Viladecans

Contra la violencia de género

A lo largo de los años han sido muchas las víctimas mortales que han sufrido la violencia de género. En lo que llevamos de año ha habido muchísimos casos que han acabado con la muerte de la víctima, en ocasiones incluso con los hijos de la familia e incluso suicidios del marido después de privar de la vida a su mujer o su pareja.
Durante los últimos años, se había logrado una mejora notable en la lucha contra la violencia de género, el número de víctimas mortales había descendido considerablemente, y las denuncias habían aumentado.

Pero aunque hasta ahora el número ha descendido, los últimos recortes en este ámbito no van a conseguir mantener este nivel de lucha. No hablaré solo que se haya suprimido el término violencia de género del código penal, hablo de más allá, de cómo está afectando los recortes en la partida presupuestaría preparada para este tema. El gobierno recortó en esta materia mucho más de lo que la igualdad y la lucha contra la violencia de género se pueden permitir. Ejemplos de estos recortes son el descenso de subvenciones asignadas en lugares como casas de acogidas para mujeres maltratadas, donde se ha reducido mucho el personal, o la partida de abogados de oficios para estos casos, que también ha sido reducida.


El gobierno no apoya a las víctimas y eso no ayudará a que se sientan seguras y puedan ser capaces de tener el valor necesario para denunciar a su pareja.

Por otra parte la privatización del sector judicial, no ayuda a partir de ahora un divorcio, pasará a costar entre 300 y 800 € una cifra a la que pocas personas pueden aspirar. Esto provocará que muchas víctimas del mal trato no puedan divorciarse de su pareja.

En general todo esto solo provocará, no solo más víctimas mortales por casos de violencia de género, sino que muchas personas no puedan ni sean capaces de divorciarse, plantarle cara a su maltratador, y cuando lo hagan no tendrán la suficiente ayuda como para lograr estar a salvo.

Creemos que en una sociedad avanzada y progresista, donde no cabe la violencia de género, creemos en la igualdad de derechos, donde nadie tenga que vivir sometido a la voluntad de una persona, donde un género no sea sometido sistemáticamente por otro, donde pueda ser él o ella, sin temor.

Para que esto se de, no debemos apartar la mirada ante la violencia de género, no debemos recortar o no hablar de ello porque seguirá existiendo si realmente queremos erradicarla debemos plantarle cara, denunciarla y poner todo lo que esté en nuestras manos para ayudar y proteger a la víctima y no apartar la mirada.

Porque si no rompes con el silencio de la violencia de género, acabas convirtiéndote en cómplice de dicha esta. Denuncia y ten tolerancia cero con el maltratador. 

Lidia Bernardo, Secretaria de Organización, Dinamización e Igualdad