Viladecans

Entrevista a una trabajadora del Hospital de Bellvitge

Entrevistamos a una trabajadora del Hospital de Bellvitge, que no ha querido dar su nombre para evitar represalias, y que nos cuenta lo que está ocurriendo allí.

¿Qué está ocurriendo en el Hospital de Bellvitge?

Ocurre que la gente ha dicho ¡Basta! Estamos hartos de recortes. En estos momentos se protesta por el cierre de unidades previstas para el verano. Cierto es que cada verano se planifica el cierre de camas pero también es muy cierto que algunas unidades ya no han vuelto a abrir. Y no queremos que eso vuelva a ocurrir. Menos camas significa más esperas para intervenciones, más esperas en urgencias, más presión asistencial, pacientes desplazados a unidades que no le corresponden por patologías (lo que llamamos ectópicos). Y hay que recordar también que se cierran quirófanos y alguna UCI. A ello también se suma menos contratación o contratación precaria.

 

Según la dirección del hospital, todo esto está orquestado por los trabajadores por motivos salariales. ¿Es cierto?

Si fuera así, hace tiempo que estaría orquestado. Podríamos quejarnos de nuestros salarios, está claro. Un salario no solo congelado desde hace varios años, sino mermado desde que empezó la crisis y sin la paga extra completa. Pero no es cierto, en este momento se está luchando por el cierre de unidades que no queremos que se lleve a cabo.

 

¿Qué apoyos habéis recibido?

Hemos recibido apoyo de asociaciones de vecinos (como la de Bellvitge), plataformas de usuarios, familiares de pacientes y los propios pacientes. Junto con el personal de enfermería (auxiliares y enfermeras) representados por la Junta de Personal y sindicatos. Hay que recordar que la plataforma de usuarios se exponía cada miércoles en el hospital recogiendo firmas por la Sanidad Pública.

 

¿Se sienten apoyados por los medios de comunicación?

Hace mucho tiempo que nos venimos manifestando por los recortes. Ahora el cierre de unidades ha sido la gota que ha colmado el vaso. Se nos oye más. Nos hacía falta unión y así ha sido. No obstante, en las televisiones ha tenido poca repercusión y muchas veces se ha callado la noticia. Están totalmente politizadas, tanto las autonómicas como las estatales. Donde ha habido más repercusión ha sido en los medios digitales y en las redes sociales, y tímidamente en la comunicación escrita. Alguna vez en programas como Al Rojo Vivo también se ha conseguido salir, aunque es poco. Aún así, y poco a poco, conseguiremos que se nos escuche y se nos vea más porque seguimos haciendo ruido.



¿Cuál es el papel de la dirección del hospital en esta situación?

La dirección del hospital está empeñada en continuar con su plan de cierre. Es lo que se hace cada verano dicen. Nosotros ya no lo creemos. Tenemos miedo a que algunas unidades ya no se abran, como ya ocurrió el año pasado. Además, se inventan la excusa de que tienen que cerrar para poder darnos vacaciones. Eso es totalmente falso por cuanto nuestras vacaciones están más que pactadas desde hace mucho, al 33%. Es decir, que independientemente del cierre, las vacaciones se tienen que pactar en grupos de seis o más personas de distintas unidades y entre los meses de julio, agosto y setiembre. Antiguamente se pactaban al 50% y se podían realizar fuera del horario estival. También nos acusan de un conflicto salarial como me preguntabas antes. Si así fuera, repito, hace mucho tiempo que protestaríamos con lo que nos han llegado a hacer. No podemos olvidarnos que todos somos usuarios, y en cualquier momento al quitarnos nuestro uniforme podemos estar al otro lado de la habitación.
Lo que sorprende es la frialdad con la que actúa la dirección. Están hechos de otra pasta. La gerente de Recursos Humanos, Montserrat Castilla, y la dirección de enfermería se llevaron un buen rapapolvo de parte de usuarios, pacientes y trabajadores del Hospital. Bien merecido se lo tienen. Entristece ver que esa dirección con la misma titulación que tú esté en el otro lado de la barrera. Una barrera que separa una gran distancia entre estos y su personal.

 

¿Desde cuándo se podría decir que el Hospital está en una situación “límite”?

Desde que empezó la crisis los recortes han ido en aumento. S nota en el personal que no se contrata, en las bajas que no se cubren por jubilación, en el día a día, incluso en el material que usamos, de peor calidad o que directamente nos falta.
En el tema de las listas de espera, aunque el señor Boi Ruiz diga que es un mito, no es cierto. Que le pregunten a las personas que esperan prótesis, válvulas o que esperan pruebas diagnósticas. O algo tan simple como visitas a Consultas Externas. Si se cierran quirófanos hay menos operaciones. Si un paciente ingresa por una rotura de fémur, puede esperar hasta tres días para ser operado una vez ingresado en planta. Además, si no hay camas, el paciente espera y se desespera, y los que estamos trabajando sufrimos la presión asistencial. El teléfono suena, pregunta a admisiones si hay camas libres, vuelve a llamar por si se ha ido “fulanito” de alta, vuelven a llamar por si ya está lista la habitación, y así repetidas veces porque estamos en una situación totalmente límite.



¿Culpables directos?

El govern de la Generalitat y su president Artur Mas, así como el conseller Boi Ruiz. Son culpables directos del desmantelamiento de la Sanidad Pública y del ICS en particular. Y a nivel de toda España, es evidente que Rajoy y todo su gobierno hace lo mismo. La sanidad se ha convertido en un negocio.
A nivel interno, la gerencia del Hospital junto con la Dirección de enfermería, que encubre todo este desmantelamiento en beneficio de la Sanidad Privada.
Y creo que los médicos están jugando un papel importante en todo este affaire. Están muy callados, por algo será.


Un último mensaje

A pesar de las amenazas, ya no tenemos miedo. Estamos hartos de recortes. ¡BASTA YA! ¡NO AL CIERRE! SANIDAD PÚBLICA Y DE CALIDAD.

Una trabajadora y usuaria.